Que creemos de la iglesia

Creemos que la iglesia inició con el Señor Jesucristo y El es Su fundador

Diez razones que demuestran que Jesucristo mismo fundó la Iglesia mientras estuvo en la tierra:

  1. 1ª Corintios 12:28: Los primeros miembros de la Iglesia fueron los apóstoles.
  2. Mateo 10:5-8: Los apóstoles tuvieron una comisión para evangelizar.
  3. Juan 4:1-2: Los apóstoles tuvieron autoridad para bautizar.
  4. Mateo 18:15-17: Los apóstoles recibieron instrucciones acerca de la disciplina en la iglesia.
  5. Lucas 22:17-20: Los apóstoles recibieron la ordenanza de la Cena del Señor.
  6. Salmo 22:22; Hebreos 2:12; Mateo 26:30: Cristo cantó himnos en medio de la Iglesia. Interpretación: La profecía de Salmo 22:22 se aplica a Cristo en Hebreos 2:12 donde dice literalmente en el texto griego: «…en medio de la iglesia te cantaré himnos». Esto es interesante porque en Mateo 26:30 se emplea el mismo verbo (gr. humneo) «…hubieron cantado el himno». El verbo humneo significa cantar himnos, cantar alabanzas; cantar los himnos pascuales (Salmos 113-118). Mateo dio cumplimiento de la profecía que Cristo cantaría himnos en medio de la Iglesia.
  7. Hechos 1:13-15: Existía una lista de los miembros de la Iglesia.
  8. Hechos 1:15-26: La Iglesia celebró una reunión para elegir un sucesor de Judas.
  9. Hechos 2:41,47: Los nuevos convertidos en el día de Pentecostés no constituyeron la Iglesia, fueron añadidos a ella.
  10. Mateo 28:18-20: La Gran Comisión fue dada a la iglesia, de otro modo hubiera perdido su vigencia con la muerte de los apóstoles si les hubiera sido dada como individuos.

Diez principios eclesiológicos extraídos de la Palabra de Dios que nos ayudarán a identificar las iglesias de Cristo de aquellas que simplemente dicen serlo:

    1. La Iglesia es un cuerpo, local en naturaleza, con creyentes que hayan sido bautizados por inmersión de acuerdo a una voluntaria profesión de fe en Cristo (Hch.2:41).
    2. Debe haber sido constituida como iglesia por otra iglesia de la misma fe y orden (Hch.11:22-26; 13:2-4; 14:22,23).
    3. Cada Iglesia local debe responder a Cristo únicamente, su cabeza; y debe velar por los asuntos que competen al reino de Dios (Mt.16:19; 18:18).
    4. La Iglesia se ha perpetuado en una ordenada sucesión de Iglesias locales a través de los siglos. Esta Iglesia, institucionalmente, nunca perecerá y jamás apostatará, pues tiene la promesa de Cristo (Mt.16:18; 28:20; Ef.3:10,11,21).
    5. Cada Iglesia local debe mantener pureza moral y doctrinal, distinguiéndose del mundo. Ella debe ejercitar disciplina bíblica a sus miembros, si es necesario disciplina formativa y correctiva, nunca punitiva, a nivel local (Mt.18:15-18; 1Co.5:1-13; 1Ti.5:20).
    6. La Iglesia, no bautiza bebés, sino sólo creyentes personas con capacidad de decisión.  (Hch.2:41) por inmersión (Ro.6:4,5; Col.2:12).
    7. La Iglesia no reconoce autoridad de Dios de ninguna otra institución, movimiento, o individuo para bautizar en su Nombre. Por lo tanto, la Iglesia bautiza a todo aquel que viene a su seno proveniente de otra institución, porque sólo a ella se le ha encomendado esta ordenanza (Mt.28:18-20).
    8. La Iglesia nunca ha utilizado la persecución para coerción de la conciencia (Jn.15:20,21; 16:2,3).
    9. La Iglesia nunca ha hecho alianza con el estado (Mr.12:17).
    10. La Iglesia jamás ha tenido un gobierno centralizado, jerárquico, o episcopal, sino que es una teocracia llevada a cabo por un proceso democrático a nivel local (Mt.18:18; Hch.1:23-26; 6:3-6; 1Co.5:4,5,12; 2Co.2:6,7; 1Pe.5:1-3).

.